Qué ver en Rabat, Marruecos
5 (100%) 2 votes

Finalizamos nuestra ruta por Marruecos en la capital del país. Te contamos que ver y hacer durante 24 horas en Rabat, la ciudad que más nos sorprendió en nuestro viaje.

La ruta de 10 días por Marruecos llegaba a su fin, siendo la última ciudad que visitamos Rabat, la capital del país, y una de las cuatro ciudades imperiales del país junto a Meknes, Fez y Marrakech.

Avanzaros que fue quizás la ciudad que más nos sorprendió ya que no esperábamos mucho de ella y realmente mereció mucho la pena pasar un día visitando sus calles y lugares más emblemáticos.

DETALLES DE ADJUNTOS Que-ver-en-Rabat.jpg 15 agosto, 2019 46 KB 480 × 640 Editar imagen Borrar permanentemente URL https://lavidanoessolotrabajar.com/wp-content/uploads/2019/08/Que-ver-en-Rabat.jpg

Que ver en Rabat

En Rabat pasamos algo menos de 24 horas por lo que nos quedó bastante por descubrir de la ciudad, pero lo que vimos nos encantó ya que al ser una ciudad menos turística que otras que visitamos se puede respirar algo mejor la esencia de un país como Marruecos.

Un día en Rabat, qué ver y hacer

En este post os hablamos de que ver en Rabat en una ruta de un día por la ciudad, descubriendo su centro histórico (Patrimonio Mundial por la UNESCO desde el año 2012) y algunos de sus imprescindibles como la Kasbah de los Oudayas y el complejo donde se encuentran prácticamente pegados el Mausoleo del rey Mohammed V y la inacabada Torre de Hassan.

La medina de Rabat

Después de visitar la imponente Mezquita de Hassan II en Casablanca llegamos a Rabat a media tarde, con el tiempo justo de dejar las maletas den el riad que nos alojamos y pasear por la medina de la ciudad. Una de las cosas que buscamos siempre cuando seleccionamos un alojamiento es que este en una ubicación óptima para visitar la ciudad, así que este caso no fue menos ya que Riad Sakina, donde nos alojamos, estaba situado en plena medina cerca de la puerta Bab Laalou.

Medina Rabat

Medina Rabat

Medina Rabat

Medina Rabat

La medina de Rabat es sin duda la menos turística y masificada de todas las que visitamos, por lo que se trata de la que guardamos un mejor recuerdo por la autenticidad que pudimos vivir en el lugar. En un sin fin de calles, la mayoría tirando a estrechas y con un orden más bien discutible, podemos disfrutar de la auténtica esencia de Marruecos, y, en nuestro caso hacer las últimas compras de recuerdos y souvenirs.

Los precios en Rabat son algo más bajos que en otras medinas, por lo que es la más recomendable para comprar recuerdos y souvenirs , entre ellos el aceite de argan que encontramos casi a mitad de precio que en las tiendas de Marrakech.

Dentro de la medina, que está envuelta por unas murallas de algo más de 5 kilómetros de longitud, aparte de tiendas y restaurantes más bien de comida rápida, podremos también contemplar la Mezquita El Qoubba, situada en la  la calle Rue Sidi Fatah y que como la mayoría de mezquitas, si no somos musulmanes, nos tendremos que conformas en verla por fuera. Como referencia, la tienda en que que compramos nosotros el aceite de argan está situada justo enfrente de la entrada principal a esta mezquita.

Mezquita El Qoubba

Mezquita El Qoubba

Otro lugar interesante dentro de la medina es el barrio judío de Mellah, que fecha de principios del siglo XIX. En esta época, los cerca de 6.000 judíos que habitaban la zona fueron obligados a desplazarse a esta zona de la ciudad, siendo este durante muchos años uno de los principales enclaves judíos de todo el país.

Como detalle, hasta las fundación del estado moderno de Israel (1948) habitaban en Marruecos entre 250.000 a 300.000 judíos. En los años 50, la práctica totalidad de esta comunidad abandonó el país, siendo la población actual de judios en Marruecos de solo 5.000, la mayor parte de ellos asentados en Casablanca.

Medina Rabat

Medina Rabat

La Kasbah de los Oudayas

Rabat nos escondé un tesoro del que nunca habíamos oido hablar antes de llegar a esta ciudad, y este tesoro es la Kasbah de los Oudayas. Situada a unos 10 minutos andando de la medina se trata de uno de los lugares más bonitos que visitamos en todo el viaje. Su origen se remonta al siglo XI con el objetivo de proteger la ciudad de piratas y enemigos.

La kasbah de los oudayas, se trata de un barrio amurallado, situado en uno de los puntos altos de la ciudad desde el que podemos disfrutar de una de las mejores panorámicas de la fusión de Rabat con el Atlántico, en la desembocadora del río Bu Regreg.

Kasbah de los Oudayas

Kasbah de los Oudayas

Kasbah de los Oudayas

Kasbah de los Oudayas

Las murallas de la Kasbah de los Oudayas envuelven una especie de pueblo completamente diferente al resto de la ciudad de Rabat. En ella podemos pasear por un laberinto de calles pintadas de azul y blanco, al más puro estilo marinero, con detalles ornamentales que dan un encanto especial al lugar. Dicen que este estilo de casas es muy parecido al que podemos encontrar en Chefchauen, por lo que vemos en las fotos parece que es así, pero nos falta visitar esta última para corroborarlo en primera persona.

Aparte de disfutar del paseo por sus calles, no nos podemos perder de la Kasbah de los Oudayas:

  • la Bab Oudaya, que se trata de la impresionante puerta principal de las murallas de la alcazaba

    Bab Oudaya Kasbah de los Oudayas Rabat

    Bab Oudaya Kasbah de los Oudayas Rabat

  • el Jardín Andalusí, con su aire andaluz y sus naranjos.
  • la terraza del Café Maure, para tomar un té con las vistas del río en su desmbocadura.
  • la mezquita Jemâa Al Atiq, que se trata de las más antigua de todo Marruecos
Jardin Andalusi Rabat

Jardin Andalusi Rabat

El Palacio Real

Después de quedar impresionados y más que sorprendidos por la kaskah nos dirigimos hasta el Palacio Real de Rabat, situado a unos 10 minutos en coches aproximadamente. Nosotros fuimos, como todo el viaje con nuestro conductor Hamza, pero si vais por libre podéis coger un taxi o incluso hacer el trayecto a pie, si no hace demasiado calor por la zona.

Del Palacio Real solo podemos ver si puerta y esto sí, a una distancia prudencial. Es curioso y hasta divertido el ver como los guardias y policía que siempre hay en el lugar van hacía los turistas que se acercan demasiado instándoles, no de muy buenas maneras, a alejarse de la entrada del palacio.

Palacio Real Rabat

Palacio Real Rabat

La visita, como veis no tiene mucho interés turístico. Lo más destacable, aparte de la fachada del palacio es el denominado Mechouar, que es un gran patio de armas que se utiliza para grandes asambleas públicas y en el que podemos también ver una mezquita que, en teoría, es a la que van los miembros de la familia real.

Palacio Real Rabat Mezquita

Mezquita en Mechouar

Mausoleo de Mohammed V

En la denominada explanada de la Torre Hassan, de la que os hablaremos a continuación se encuentra uno de los edificios más imponentes, bonitos e históricos de Rabat y de todo Marruecos en general: el Mausoleo de Mohammed V, sepulcro real con los restos del rey Mohamed V, y de sus hijos Hasán II y Mulay Abdellah.

Este edificio, en el que predomina un color blanco que permanece casi impoluto a pesar del paso de los años, fue construido entre los años 1961 y 1971 y en su decoración participaron más de 400 artistas marroquíes.

Mausoleo Mohammed V

Mausoleo Mohammed V

Mausoleo Mohammed V

Mausoleo Mohammed V

Podemos decir que el rey Mohammed V es quizás la personalidad más importante de la historia de Marruecos, siendo él, a la vuelta de su exilio en Madagascar  y cuando era conocido como el sultán Mohamed Ben Yusef, quién declara la independencia del reino de Marruecos el 18 de Noviembre de 1955 en el mismo lugar donde años más tarde miles de visitantes se dirigen al lugar a venerar sus restos y los de sus descendientes.

La visita a este Mausoleo es simplemente imprescindible, tanto por fuera como en su interior, desde el que podremos ver las tumbas de los reyes desde un pequeño mirador construido para la ocasión.

El mausoleo siempre está custodiado por varios guardias reales, que son carne de fotos de los cientos de visitantes que se agolpan en el lugar prácticamente  cada instante. También es importante vigilar los horarios de apertura del mismo y el tener la suerte de no coincidir con la visita de ningún personaje importante ya que en este caso se cierran las puertas de acceso al mausoleo durante un período de tiempo indeterminado.

Mausoleo Mohammed V

Mausoleo Mohammed V

La Torre de Hassan

Como hemos comentado el Mausoleo de Mohammed V se encuentra en la explanada de la denominada Torre de Hassan, que se trata del minarete inacabado de la mezquita que tiene el mismo nombre situada tocando el mausoleo.

La Torre de Hassan, era la guinda a lo que tenía que ser una de las mezquitas más grandes del mundo, cuando fue mandada construir por el gobernante Yacoub al-Mansour, con el objetivo de ser la segunda más grande del mundo solo detrás de la de Samara situada en Irak.

Torre Hassan Rabat

Torre Hassan Rabat

Explanada Torre Hassan

Explanada Torre Hassan

El problema radica en que al fallecer el mandatario, se paralizaron las obras de la mezquita debido al gran coste económico que suponían ya la construcción de la torre se paró de forma abrupta quedándose en una altura de 44 metros en vez de los más de 60 que estaban proyectados. Del proyecto de mezquita, aparte de la torre, quedan un bosque de columnas inacabadas que dan un aire místico a la explanada

Como curiosidad la Torre de Hassan, se diseño como “hermano” de 2 minaretes mundialmente conocidos como son el de la mezquita de Koutoubia en Marrakech y la más cercana y querida Giralda de Sevilla.

Torre Hassan

Torre Hassan

En este lugar vivimos una de las experiencias más desagradables del viaje, cuando 2 supuestos policías o vigilantes no uniformados se nos acercaron y nos hicieron borrar muchas de las fotos que teníamos sin darnos ningún motivo y amenazándonos de malas maneras.

La Avenida de Mohammed V

El avión no espera, aunque a veces si que va con retraso sin avisar, así que nuestra visita de unas horas por Rabat ya llegaba a su fin. Antes de dirigirnos a comer casi al primer restaurante que encontramos, nos dio algo de tiempo para pasear por la avenida de Mohammed V, que se trata de una zona completamente diferente a las que habíamos visitado ya que las pequeñas y estrechas calles pasan a ser modernas y amplias avenidas.

En esta avenida es donde podemos localizar la gran mayoría de instituciones, entre ellas la embajada española, la oficina central de correos e incluso la estación de tren, que nosotros no utilizamos pero puede ser un medio de transporte más que válido para dirigirnos a las ciudades de Meknes o Fez.

En este estilo de calles también podemos ubicar la denominada Ville Nouvelle , que se trata de la primera zona construida por los franceses a inicios del siglo XX en la época de su protectorado.

La necropolis de Chellah

Hemos de decir que en casi todas las ciudades que visitamos de Marruecos nos dejamos algo por ver, en este caso, por falta de tiempo no visitamos la denominada Necropolis de Chellah, complejo de origen fenicio – romano situado en la antigua ciudad de Salé, a unos 2 kilómetros del centro histórico de Rabat.

Este Chellah, se trata de una gran fortificación, con una imponente puerta de entrada, en cuyo interior podremos despertar el arqueólogo que llevamos dentro y descubrir en plan Indiana Jones algunas restos de ruinas fenicias, romanas y árabes como un deteriorado foro, un hamman y algunas casas de la época.

Esta lugar estuvo abandonada durante muchos años hasta que la ocuparon los árabes construyendo en ella  una mezquita, santuarios y hasta  una madraza.

Se trata de uno de los pocos lugares de Rabat en los que se ha de pagar entrada, esto sí, no nos habremos de rascar mucho el bolsillo ya que el precio de la entrada a la Necropolis de Chellah es de solo 10 dirhams, menos de 1€.

Dormir y comer en Rabat

La oferta de riads en Rabat es bastante amplia, así que al no ser una ciudad muy turística en teoria ha de ser la que tengáis menos problemas para encontrar alojamiento. Nosotros nos alojamos en la zona de la medina, ya que nos gusta estar en el ajo, siempre que vamos a alguna ciudad de visita. En el caso de Rabat el único pero que tiene alojarse en la medina es que al no poder entrar en coche tendremos que cargar durante bastante tiempo con nuestro equipaje, pero nada que no podemos soportar.

Riad Sakina

El alojamiento en el que dormimos en Rabat fue el Riad Sakina, establecimiento relativamente joven regentado por un francés (Gilles)  que nos explicó algo de su historia y como había llegado desde Francia a regentar un riad en Rabat.

Se trata de un alojamiento más que correcto, limpio, cómodo y con un desayuno muy completo. Sin duda una buena elección para pasar una o dos noches en la capital de Marruecos.

Riad Sakina Rabat

Riad Sakina Rabat

El Barco de Rabat (Le Dhow)

Atracado en el Rio Bu Regrer, encontramos este Restaurante Bar Lounge donde cenamos en nuestra última noche en Marruecos. Se trata de un barco de madera construido en la India (ver proceso de construcción del Barco Le Dhow Rabat) con la idea de sumergir al cliente en un mundo parecido al que se podría encontrar en el barco del capitan garfio. Aunque la idea inicial para el barco era llevarlo a Dubai, finalmente se instaló en Rabat, siendo uno de los lugares de ocio y gastronomía más visitados de la ciudad.

Le Dhow Rabat

Le Dhow Rabat

El barco tiene diversos ambientes para poder cenar, desde un sofisticado restaurante donde predomina le cocina francesa y cuyo precio medio no baja de los 40 – 50€ por comensal hasta un estilo más irlandés, que al que fuimos nosotros, donde pudimos disfrutar de una buena hamburguesa y cerveza por algo más de 10€, mientras escuchábamos algo de música en directo.

No es una experiencia muy marroquí para finalizar el viaje, pero no podemos negar que se trata de un lugar diferente y con mucha magia visiual.

Después de esta visita express en Rabat, ya solo nos quedaba el viaje de vuelta. Una semana santa intensa de 10 días por Marruecos con nuestros amigos de La Mochila en la Espala.

Esperamos que os haya gustado nuestro post sobre qué ver y hacer en Rabat. Os animamos a visitar esta ciudad que seguro que os sorprenderá.

 

Summary
Qué ver y hacer en Rabat
Article Name
Qué ver y hacer en Rabat
Description
Finalizamos nuestra ruta por Marruecos en la capital del país. Te contamos que ver y hacer durante 24 horas en Rabatl, la ciudad que más nos sorprendió en nuestro viaje.
Author
Publisher Name
LVNEST
Publisher Logo