Qué ver en Palamós y alrededores, Costa Brava

,

Te contamos 8 propuestas qué ver en Palamós, uno de los pueblos de pescadores con más encanto de la Costa Brava.

Palamós es una de las localidades de la Costa Brava a las que tenemos más cariño, sobre todo Dani, ya que aquí es donde veraneaba de pequeño con su familia.

Aunque por habitantes, cerca de 18.000 que se multiplican en verano, estamos ante toda una ciudad costera, no dejamos de estar ante una localidad típica pesquera con un casco antiguo muy animado y unas grandes playas pensadas por y para el turismo familiar.

Cala S'alguer Palamos. Qué ver en Palamós
Cala S’alguer Palamos

El mayor encanto de Palamós es su ambiente y sus playas, pero es este post intentaremos daros ideas sobre qué ver en Palamós y sus alrededores si elegimos esta ciudad para ir de vacaciones o simplemente para visitarla durante un fin de semana.

1. Playas y Calas de Palamós

Palamós es una ciudad donde el turismo familiar es el protagonista y no podemos negar que la mayoría de este turismo vienen atraídos por el sol y la playa que encuentran en esta localidad de la Costa Brava.

Dependiendo del término municipal de Palamós encontramos más de 20 playas y calas, algunas de arena, grandes y urbanas y otras calas diminutas con guas cristalinas y con un acceso más complicado.

Platja Gran de Palamós. Qué ver en Palamós
Platja Gran de Palamós

Las playas principales son la Platja Gran de Palamós, la gran playa urbana de la localidad, La Fosca (Sant Esteve de la Fosca) urbanización situada al norte de Palamós y la Platja de Castell no de los espacios más bonitos y vírgenes de la Costa Brava algo más alejada del centro de la ciudad.

El resto son ya pequeñas playas o calitas, todas ellas con un encanto especial.

Mapa Playas y calas de Palamós
Mapa Playas y calas de Palamós

2. Casco antiguo de Palamós

Pasear por Palamós es uno de los grandes encantos que nos ofrece esta localidad de la Costa Brava.

Ya sea por su barrio pesquero que a sabido adaptarse al mundo actual o por su centro histórico, que tiene su origen en la época medieval, encontramos una localidad amable y familiar pero a su vez dinámica y atrayente para un turista cada vez más exigente.

La mayoría del casco antiguo es peatonal, por lo que lo mejor es dejar el coche en algunos de los parkings que encontramos tanto en la playa como en el puerto y adentrarnos en unas calles dónde parece que en cada rincón encontramos una tienda, bar o restaurante.

Cómo edificios singulares encontramos el Ayuntamiento de Palamós y la Iglesia de Santa María, el edificio más antiguo de Palamós construido en 1428 sobre una antigua capilla del 1371. De estilo gótico ha sufrido graves daños durante su historia destacando los causados en 1543 por el pirata Barbaroja y en el siglo pasado durante la Guerra Civil Española.

Saliendo del casco antiguo, dirección a la Playa Grande de Palamós, nuestra paseo transcurre por un renovado paseo marítimo, con algunos parques, estatuas y hasta los restos de un antiguo convento.

Casco Antiguo Palamós
Casco Antiguo Palamós
Iglesia Santa Maria Palamós
Iglesia Santa Maria Palamós

3. Cala S’Alguer

Cala S’Alguer es uno de estos rincones que solo nos ofrece la Costa Brava. En pleno Camí de Ronda, entre la Platja del Castell, la platja de la Fosca y el Castell de Sant Esteve de Mar, encontramos un tesoro difícil de comprender en la época que vivimos.

En esta pequeña cala, que apenas llega a los 50 metros de longitud, encontramos un pequeño barrio de barracas de pescadores originario del siglo XV, de un color banco y grandes portones que nos ofrecen una postal única.

Cerca de esta cala encontramos un frondoso bosque de pinos, llamado la pineda de En Gori, que ya que hemos llegado hasta aquí no podemos dejar de visitar.

En 2004 la Generalitat declaró Cala S’Alguer un Bien Cultural de Interés Nacional y la puso definitivamente en el mapa de imprescindibles qué ver en Palamós.

Cala S'Alguer
Cala S’Alguer

4. Castillo de Sant Esteve del Mar

Entre La Fosca y Cala S’Alguer encontramos en un acantilado, de cara al mar, los restos del antiguo Castillo de Sant Esteve del Mar.

Construido sobre los restos de una antigua villa romana, durante siglos tuvo una función de vigilancia y defensa contra la piratería.

Después de una época de decadencia, en la que incluso se re-convirtió en masía dedicada a tareas agropecuarias, fue comprado por un príncipe ruso con la intención de restaurarlo, aunque por desgracia murió al poco de su compra.

Hoy en día, el Castillo de Sant Esteve del Mar es propiedad del Ayuntamiento que se encarga de su conservación como Bien Cultural y de Interés Nacional que es.

5. Poblado íbero del Castell

Situado junto a la Playa del Castell encontramos un antiguo asentamiento ibérico, que fue habitado entre el siglo VI a.C i I d.C.

La riqueza arqueológica de este poblado ibero es excepcional, destacando una inscripción sobre una lámina de plomo cuyo texto es de los más extensos que se han encontrado hasta ahora en Catalunya.​

El poblado es de libre acceso y desde Palamós se organizan hasta visitas guiadas al mismo.

Pablado Iberico El Castell Palamos
Pablado Iberico El Castell Palamos

6. Camí de Ronda de Palamós a Calella de Palafrugell

En los artículos que os hemos ido dejando de varias localidades de la Costa Brava os hemos ido hablando del Camí de Ronda, camino que recorre la Costa Brava que hacían inicialmente los serenos en una marcada función de vigilancia.

Uno de los tramos más bonitos de este Camí de Ronda es el que transcurre desde Palamós hasta Calella de Palafrugell, de unos 11kilómetros de distancia.

Si no tenemos ganas de caminar tanto tenemos la opción de hacer el tramos que va desde Palamós pueblo o La Fosca hasta el poblado ibero que pasa por Cala S’Alguer. Es un trayecto muy fácil que incluso se puede hacer con niños.

7. Espai Peix Puerto de Palamós y la lonja de pescado

Palamós es probablemente la localidad pesquera con más arraigo y tradición de todas la Costa Brava.

Si estamos por la tarde en la playa es habitual el ver regresar a la flota de barcos pesqueros tras un duro día de trabajo. Actualmente hay unos 60 barcos que entre otras especies del mar se encargan de capturar la famosa gamba de Palamós.

Si nos gusta este mundillo, tenemos la opción de acceder a la lonja de Palamós y vivir en primera persona la subasta del pescado y marisco recién llegado a puerto. Esto si, actualmente la única forma que tenemos para hacerlo es con una visita guiada que tiene un precio de 1,50€ o 6€ si la preferimos con degustación.

Todo esto se realiza en el espacio Espai Peix Puerto de Palamós, equipamiento cultural dedicado a la promoción y divulgación del pescado fresco de la lonja de Palamós.

8. Museo de la Pesca de Palamós

El Museo de la Pesca, donde se engloba el Espai Peix del que acabamos de hablar, es un lugar pensado para poner en valor el oficio del pescador.

Situado en el puerto de Palamós, estamos ante un proyecto cultural que incluye la exposición permanente, el Espai del Peix, las Barcas del Pescado, el Documare y la sede de la Cátedra de Estudios Marítimos (Universitat de Girona – Fundació Promediterrània).

El museo, de 2 plantas, gira entorno a un antiguo barco de vela que sirve de referencia de todo un mundo con objetos, imágenes y utensilios del mundo pesquero.

El precio de la entrada al museo es de 5€ y el horario varia en función de la época del año en la que estemos (ver web del Museo de Pesca)

Qué ver cerca de Palamós

Cómo veis Palamós es ya de por si una localidad super interesante, con bastantes cosas qué ver y hacer.

Aparte de esto goza de una situación privilegiada para visitar otras localidades de la Costa Brava que también tienen su encanto.

Algunos de los pueblos o ciudades de las que ya os hemos hablado en el blog y que pueden ser interesante para visitar desde Palamós o incluirlas en una ruta que pase por aquí son:

Dónde dormir en Palamós

Aunque Dani ha pasado varios veranos en Palamós, todos hace muchos años en apartamentos con su familia, nosotros no hemos dormido nunca en esta localidad (siempre lo hacemos en la cercana Platja d’Aro).

La oferta de apartamentos y de hoteles en Palamós es algo menos completa que en Platja D’Aro pero también es muy completa con más de 200 opciones.

Si buscamos un alojamiento de lujo tenemos el Hotel La Malcontenta todo un 5 estrellas en una mansión de campo del siglo XIX restaurada o el Casa Vincke Hotel, hotel boutique de solo 9 habitaciones en una casa que en joya arquitectónica que respira varios estilos: modernista, francés y contemporáneo.

Si buscamos opciones más ajustadas en precio pero que estén bien situadas tenemos el Hotel Marina o el Hotel Trias, ambos en Palamós pueblo.

Esperamos que os sea útil nuestro post sobre Qué ver en Palamós. Os animamos a seguir descubriendo más de la Costa Brava, Girona y Catalunya en general en nuestro blog de viajes.

¿Nos ayudas compartiendo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.