Pekin en 3 días, China

,

Llegamos a China y tenemos 3 días para descubrir Pekín, la capital del país. Os contamos nuestros diario de viaje en esta gran ciudad de más de 20 millones de habitantes.

Pekín fue nuestra primera parada en China y teníamos 3 días para visitarla. Después de dos noches durmiendo en el avión llegamos a la capital de China cansados pero con muchas ganas de empezar a descubrir los encantos del país.

3 dias en Pekin
3 dias en Pekin

Lo mejor de Pekín en 3 días

Tras un largo viaje con escala en Abu Dhabi y Dubai incluidas, llegamos por fin al aeropuerto de Pekín. El vuelo aterrizó sobre las 16:00 y entre controles de pasaporte, recogida de maletas, una hora haciendo cola para coger el taxi (120 RMB) y el tráfico de Pekín no llegamos hasta cerca de las 20:00 al hotel, tiempo justo para hacer el check in e ir a buscar un sitio para cenar por la Avenida Wangfujing, que es la zona cercana al hotel (el Beijing Prime Hotel Wangfujing) y que por cierto, estaba llena de actuaciones y gente bailando.

Avenida Wangjujing
Avenida Wangjujing

Sin tiempo ni ganas para mucho más tocaba ir a dormir no muy tarde ya que nos esperaban 3 días en Pekín llenos de lugares para visitar.

Día 1/3 en Pekín: Ciudad Prohibida, Parque Jingshan, Plaza Tiananmén, hutongs Qianmen y Avenida Wangfujing

El primer día entero en Pekín lo empezamos visitando uno de los imprescindibles que aparecen en cualquier guía de viajes, La Ciudad Prohibida (11,8€), que además la teníamos a solo 15 minutos andando del hotel. En esta primera visita nos empezamos a dar cuenta que aquí en China todo se hace a lo grande, el complejo palaciego de La Ciudad Prohibida es simplemente impresionante y como mínimo se necesitan de 3 a 4 horas para poderlo visitar, esto sí, sin entrar en detalle en la infinidad de espacios que encontramos en su interior.

Ciudad Prohibida
Ciudad Prohibida
Ciudad Prohibida
Ciudad Prohibida
 Ciudad Prohibida
Ciudad Prohibida, un hervidero de turistas

El siguiente lugar que visitamos fue el Parque Jingshan (2 CNY), que esta situado justo enfrente de la entrada/salida norte de la Ciudad Prohibida. Conocidos como la colina del Carbón, aparte de ser uno de los jardines imperiales mejor conservados, si subimos a su punto más elevado podemos disfrutar de una de las mejores vistas tanto del centro de Pekín, como de la Ciudad Prohibida que acabábamos de visitar.

Vistas desde Parque Jingshan
Vistas desde Parque Jingshan

Era casi la hora de comer, pero seguimos con ganas de más, así que nos dirigimos hasta la Plaza Tiananmén, la más grande del mundo y tristemente famosa por los episodios que se vivieron allí ahora hace justo 30 años. Para entrar a la zona donde esta la plaza y todos los monumentos y edificios que hay en ella se ha de pasar un riguroso control de seguridad al que llegaremos después de una cola, que en nuestro caso fue de una media hora (en este control, aparte de los típicos arcos de seguridad, te piden hasta el pasaporte para poder entrar a la plaza).

Plaza Tiananmén
Plaza Tiananmén
Plaza Tiananmén
Plaza Tiananmén

Después de comer en las inmediaciones de la plaza nuestro siguiente destino iba a ser el El Templo del Cielo, pero al ver el reloj vimos que se nos había hecho tarde y decidimos dedicar el resto de tarde a recorrer la zona de la Calle Qianmen (llena de tiendas, ambiente y con 2 bonitos tranvías que le daban un aire especial). En los alrededores de esta calle encontramos algunos de los mejores hutongs para recorrer y vivir lo que era la antigua china, que cada día que pasa se ve más devorada por la China moderna y potente que nos encontramos.

Los hutongs es como se conocen a los callejones que componen el casco antiguo de algunas ciudades chinas, siendo los de Pekín los más conocidos del mundo.

Hutongs en Pekin
Hutongs en Pekin
Hutongs en Pekin
Hutongs en Pekin

Aparte de recorrer varios Hutongs de la zona callejeando por la ciudad encontramos diversos parques. En varios de ellos encontramos a varias zonas reservadas a practicar el ping pong, uno de los deportes nacionales del país, y hemos de decir que era un auténtico espectáculo ver como jugaban a este deporte.

Ping pong en Pekin
Ping pong en Pekin

Cansados por el intenso día, sorprendidos por la modernidad de China y ilusionados por lo que nos quedaba de este viaje que acabamos de empezar nos dirigimos a para finalizar en día a la zona de la Avenida Wangfujing, conocida por su mercadillo nocturno y por ser una de las principales arterias comerciales de Pekín.

Día 2/3 en Pekín: Muralla China sector Mutianyu y Templo del Cielo

El segundo día en la capital de China empezó bien temprano. A las 7 de la mañana habíamos quedado con nuestra guía y nuestro chófer que habíamos contratado desde España para ir a visitar la Muralla China, uno de los platos fuertes de nuestro viaje.

La muralla china tiene varias secciones visitables, siendo la de Mutianyu la que nosotros visitamos. Os hablaremos en un post con detalle sobre esto, pero si solo tenéis un día para visitar la muralla os recomendamos encarecidamente que vayáis a este sector y no al de Badaling, que es el más visitado por el turismo chino y os podéis encontrar allí unas colas interminables.

Después de algo más de una hora y media de trayecto desde el hotel llegamos por fin a los pies de la muralla. Para subir a su cima, en la sección de Mutanyu tenemos 3 opciones: telesilla, que es el que cogimos nosotros, telecabina o para los más deportistas también existe la opción de hacerlo a pie.

Muralla China
Muralla China
muralla china
Muralla china
Telesilla Muralla China
Telesilla Muralla China

Pocas veces una visita transcurre tan fiel a lo que nos habíamos imaginado como esta visita a la muralla. Una vez en el camino marcado por la muralla, pasamos casi 3 horas paseando por la misma, moviéndonos por sus torres y como siempre, intentando buscar un lugar para hacer la mejor foto posible tanto para el blog como para nuestras redes sociales.

Después de vivir esta experiencia que nunca olvidaremos, y que nos ha permitido tachar una de las maravillas del mundo que nos quedan pendientes, tocaba volver al parking y hacer el camino de regreso a Pekín. A las 3 formas que antes os contamos de subida, y que también están para la bajada le sumamos otro forma de bajar, hacerlo en un tobogán super divertido que no dudamos en coger.

Sin perder mucho tiempo, ya que los horarios de los lugares que queríamos visitar no esperaban nos dirigimos directos de la muralla hasta el Templo del Cielo ( 34 CNY), imprescindible sin duda de Pekín y que el día anterior no habíamos podido visitar por falta de tiempo.

Si pensamos en este complejo nos viene a la cabeza el edificio circular azul que vemos en todas las guías de viaje y post. Este edificio es el denominado Qinian Dian (Oración por la Buena Cosecha) pero dentro del parque al que nos da derecho la entrada que pagamos encontramos otros monumentos interesantes como el Altar Circular, la Bóveda Imperial del Cielo, rodeada por el muro del eco, el Salón de la Abstinencia y un bonito puente que hace de nexo entre el altar y Qinian Dian.

Templo del Cielo
Templo del Cielo Pekin
Templo del Cielo
Templo del Cielo

En nuestro caso cometimos el error de estar demasiado tiempo buscando las mejores tomas en el Qinian Dian y cuando nos dimos cuenta no llegamos a tiempo a ver con detalle los otros lugares ya que nos cerraron en nuestros morros la entrada a los mismos cuando nos dirigíamos a verlos.

Muy cerca del templo del cielo se encuentra el Mercado de las Perlas, o Hongqiao Market, que es uno de los mejores lugares para hacer todo tipo de compras, esto sí, tendréis que estar dispuestos a pasar un rato en cada una de las tiendas ejerciendo el noble arte del regateo. Después de comprar un par de souvenirs vimos que en el mismo mercado, que no deja de ser un gran centro comercial, había un Pizza Hut (194 CNY), en el que cenamos muy bien los dos.

Mercado de las Perlas Souvenirs
Mercado de las Perlas Souvenirs

Día 3/3 en Pekín: Palacio de Verano, Templo de los Lamas y el Templo de Confucio, Torres de la Campana y TAmbor, hutongs y Lago Houhai.

Casi no hizo falta que sonará el despertador que ya estábamos preparados para nuestro último día en Pekín. Tocaba hacer las maletas para el check out y después de desayunar y este trámite salimos a la calle con ganas de devorar Pekín, del que por cierto, nos quedaba muchísimo por descubrir.

La primera visita del día era otra de las que teníamos marcadas en rojo en el calendario, El Palacio de Verano (13,20€), situado en la parte nordeste de la ciudad a algo más de 10 kilómetros del centro.  En algo menos de una hora,  después de caminar un poco y coger un par de metros nos plantamos en una de las entradas de uno de los lugares más impresionantes que hemos visitado en nuestra vida.

El Palacio de Verano era el refugio utilizado por la dinastía Qing para escapara del caluroso verano de la ciudad. Se tratan de unos bastos jardines imperiales, con el agua como elemento principal, en el que necesitaríamos casi un día entero para visitarlo como se merece la pena.

Palacio de Verano
Palacio de Verano
Palacio de Verano
Palacio de Verano
Palacio de Verano
Palacio de Verano

Nosotros pasamos allí casi la mañana entera, paseando por la calle Suzhou, cogiendo un barco para contemplar el puente de los 17 arcos y el barco de mármol, subiendo a lo alto de Torre de la fragancia de Buda, relajándonos en el Jardín de la Virtud y de la Armonía y recorriendo el Gran Corredor, construido para que a la emperatriz no le diera el sol. Un lugar espectacular y sin duda en nuestro TOP del viaje por China.

barco de marmol palacio de verano
Barco de mármol Palacio de verano

Sin ganas de abandonar el recinto, pero sabiendo que todavía nos quedaba mucho de Pekín por descubrir, cogimos el metro de nuevo para llegar a nuestros próximos destinos: el Templo de los Lamas y el Templo de Confucio, situados a escasos metros de distancia.

El primero de ellos, el Templo de los Lamas (25 CNY) es, sin duda el que más nos gustó de los dos ya que se trata de uno de los templos tibetanos más importantes del mundo si quitamos de la ecuación los que están en el propio Tibet. En este templo se encuentra la estatua de Maitreya, el Buda futuro, con unos impresionantes 18 metros de altura.

 Templo de los Lamas
Templo de los Lamas

A unos 5 minutos andando del Templo de los Lamas, y camino a nuestros próximos objetivos encontramos el Templo de Confucio (30 RMB), el segundo más grande del mundo dedicado a este filosofo y que si os somos sinceros nos decepcionó muchísimos, así que si no vais muy sobrados de tiempo es completamente evitable.

Templo de Confucio
Templo de Confucio

Encarábamos ya las últimas horas en Pekín, y muy a nuestro pesar dejamos de lado la idea de coger el metro para ir a la zona olímpica e ir a ver el estadio del nido, para perdernos andando por las bonitas calles de la zona de Pekin en la que estábamos para ir a ver las Torres de la Campana y Torre del Tambor y los hutongs situados junto a ellas.

Hemos de decir que, aunque nos costó decidirnos, la decisión fue de lo más acertada posible ya que esta zona de Pekín simplemente nos enamoró. La calle de Golou Street y DongZhimen Street y algunas perpendiculares a estas como la Calle Nanlouguxiang, donde compramos una figuritas muy TOP,  están llenas de vida, tiendas y restaurantes en muchos casos organizados por temáticas.

Callejear por Pekin
Callejear por Pekin

Casi sin darnos cuenta llegamos a las imponentes Torres del Tambor (20RMB) y Torre de la Campana (10RMB) situadas una enfrente a la otra. Por cuestiones de horario solo pudimos entrar a la Torre del Tambor que lo mejor que tiene son las vistas que tenemos desde lo alto de la misma después de subir unas empinadas escaleras no aptas para los que sufran de vértigos.

Torre Campana Pekin
Torre Campana Pekin

No nos movemos mucho para adentrarnos en una nueva zona de hutongs, quizás hasta más bonitos que los que vimos hacia un par de días, que nos llevó directos al Lago Houhai, uno de los tres lagos que componen la zona  Shichahai, que os podemos asegurar que merece, y mucho, la pena visitar, e incluso pasar algo más de tiempo del que pasamos nosotros por allí. Nos dio algo de envidia ver a la gente que no iba apremiada por el reloj paseando, montándose en las barquitas esperando la puesta de sol o simplemente sentados en una terraza tomándose una cerveza, relajados, alejados del caos controlado de la gran ciudad.

Sin tiempo para más, nuestros 3 días en Pekín finalizaban, con un gran sabor de boca ya que esta ciudad había superado con creces nuestras expectativas.

Hasta coger el tren solo nos quedaba el camino de vuelta al hotel para recoger las maletas y de allí dirigirnos a la Estación de Tren (Beijing Railway Station) donde teníamos que recoger los billetes de tren que habíamos comprado por Internet y esperar a que nuestro tren nocturno no llevase a nuestro próximos destino: la ciudad amurallada de Pingyao.

Railway Station Pekin
Railway Station Pekin

Nuestro Hotel el Pekín

El hotel que seleccionamos para alojarnos en Pekín fue el Beijing Prime Hotel Wangfujing, un 5 estrellas situado justo al inicio de la Avenida Wangjujing, una de las mejores zonas para alojarte en la ciudad.

El hotel estaba francamente bien, el precio bastante competitivo, 70€/noche sin desayuno, y justo al lado de una estación de metro, básico para desplazarte por esta gran ciudad.

Beijing Prime Hotel Wangfujing
Beijing Prime Hotel Wangfujing

¿Qué contratamos desde España?

A pesar de que estábamos en temporada baja, si vais alguna vez a China os tendréis que acostumbrar a ver gente por todos los lados y hacer colas para casi cualquier cosa.

Para evitar las colas y minimizar los tiempos de traslados decidimos comprar algunas entradas y excursiones desde España que os contamos a continuación:

  • Entrada a la Ciudad Prohibida, la compramos por Civitatis, por 11,80€ por persona con acceso tanto al recinto principal como el extra de la sala de los relojes y sala del tesoro. La cola para comprar la entrada allí era de órdago, así que mereció la pena. Para entrar solo enseñando en pasaporte en la entrada era suficiente.
  • Entrada al Palacio de Verano, esta vez lo hicimos con Getyourguide ya que era algo más económico que otras opciones.
  • Excursión privada a la Muralla China. En esta ocasión contratamos un traslado privado para nosotros dos solos y un guía que nos llevaron al sector de Mutianyu de la Gran Muralla China. Pagamos 1660 CNY (220€ los dos con la entrada a la muralla y la subida en telesilla y bajada en tobogán incluido). Lo hicimos con la agencia local XianTourExpert, con la que hicimos también la excursión de los Guerreros de Terracota. Aunque había la opción de hacerlo por libre o con una excursión en grupo acabamos cogiendo esta opción algo más cara

Curiosidad: en Pekin encontramos muchísimo servicios públicos, y hay, si, existen, waters al estilo occidental claramente indicados en las puertas.

Baños Públicos Pekin
Baños Públicos Pekin

Este es nuestro pequeño diario de viaje sobre nuestros 3 días en Pekín. Esperamos que os haya gustado y sido útil por si tenéis que visitar la capital de China. Se agradecen comentarios o valoraciones del post.

Artículos sobre nuestro viaje y consejos para viajar a China

Te dejamos con algunos de nuestros artículos y consejos para viajar a China y Hong Kong

1 2 3
¿Nos ayudas compartiendo?
  • 9
    Compartidos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.