Ifrane y el bosque de los cedros de Azrou, Marruecos

,

Viajamos de Fez al desierto de Mergouza. Ifrane y el Bosque de los cedros en Azrou amenizaron las 10 horas de viaje en coche .

Nos despedimos de Fez. Esta ciudad imperial nos fascinó en las poco más de 24 horas que estuvimos en ella pero el tiempo apremia y nuestro próximo destino, el desierto de Merzuga nos está esperando.

El viaje es largo, cerca de 500 kilómetros separan las dos ciudades y si sumamos el tiempo de las paradas y el estado de las carreteras el viaje es de cerca de 10 horas. El desierto nos aguarda, pero antes, en el trayecto encontramos algunos lugares interesantes que incluimos en nuestro viaje de 10 días por Marruecos, entre los que destacamos Ifrane y el Bosque de los Cedros en Azrou.

Ifrane y los monos de Azrou, excursión de Fez al desierto de Merzouga

Una de las excursiones típicas que se suelen hacer desde Fez en la visita al desierto de Merzouga, para pasar allí una noche en una haima y ver tanto el atardecer como el amanecer en un lugar difícilmente repetible. Nosotros hicimos este mismo recorrido con la diferencia que en vez de volver a Fez como suele pasar con las excursiones, enfilamos hasta Marrakech para seguir con nuestra ruta por Marruecos.

Ya sea de ruta o en una excursión de ida y vuelta, el viaje hasta el desierta desde Fez es bastante pesado, pero por suerte hay diversas paradas en el camino bastante interesantes que sirven para descansar y amenizar el recorrido.

Ifrane

A unos 70 kilómetros de Fez, después de tan solo una hora de camino, llegamos a la primera parada del viaje, la población de Ifrane, conocida como la Suiza de Marruecos. 

Ifrane, la suiza de marruecos
Ifrane, la Suiza de marruecos

Siempre que pensábamos en Marruecos nos imaginábamos con un país caluroso y desértico pero hay lugares como Ifrane que no cumplen para nada con esta imagen mental que teníamos de forma errónea del país. Situado en el corazón del Atlas Medio, a más de 1.700 metros de altitud, Ifrane tiene un clima frío, al estilo centro europeo con, incluso, la nieve presente durante diversos meses del año.

Como dato anecdótico, Ifrane es la ciudad que presenta el récord absoluto de frío en África, ya que en el año 1935, concretamente el día 11 de febrero el termómetro bajó hasta los -23,9ºC, ¿frío no?

Este clima hace que la fisonomía de este ciudad se parezca más al de una ciudad alpina que a cualquiera de las ciudades que visitamos durante nuestro tour por Marruecos, siendo este el motivo del sobrenombre por la cual se conoce. Lagos, verdes parques y casas al estilo alpino rodeados de montañas son la seña de identidad de esta ciudad que creada como destino vacacional por los franceses que habitaban a mediados del siglo pasado esta zona de Marruecos.

En invierno es uno de los destinos preferidos por los esquiadores marroquís que se acercan a la estación de ski de Michlifen, apta tanto para esquiadores debutantes como las que buscan la emoción de pistas algo más complicadas.

Nosotros visitamos la ciudad en un mes de abril, así que pudimos disfrutar del rato que pasamos en Ifrane de una temperatura suave, pero que hacía que la cazadora no sobrará, exceptuando para los más valientes.

Nosotros pasamos algo menos de una hora en Ifrane, así que no pudimos disfrutar tanto de la ciudad como lo hacen los turistas que la incluyen en algunos tours específicos de ciudades cercanas a Fez. Así que lo que pudimos ver, y no ver de Ifrane fue lo siguiente:

  • Estatua del León de Piedra, con la curiosa historia que fue tallado por un soldado alemán, durante la Segunda Guerra Mundial, en memoria al último león que habitó en el Atlas. Aunque está es una de las leyendas más seguidas no se sabe a ciencia cierta quién lo talló ya que hay otras historias que cuentan que fue un preso cristiano, otras un legionario e incluso un profesor de diseño.
    Ifrane y su León
    Ifrane y su León
  • La Universidad de Al-Akhawayn, una de las más exclusivas de todo Marruecos (como veis de Suiza no solo coge el nombre la ciudad sino sus precios)
  • El Palacio Real de Ifrane, que como la mayoría de palacios reales del país no es posible de visitar por dentro. Este Palacio Real, de casi 3 kilómetros de perímetro, se dice que es uno de los favoritos del rey de Marruecos tanto para pasar allí sus vacaciones como para pasar unos días esquiando.
  • Parque Natural de Ifrane, aire puro en estado puro. Ideal para los amantes de la naturaleza y objeto de deseo de los excursionistas de la zona por su impactantes bosques de cedros, manantiales, montañas y lagos.
Mirador a las afueras de Ifrane
Mirador a las afueras de Ifrane

Azrou y su bosque de los cedros

A poca distancia de Ifrane, a unos 20 kilómetros, tenemos la siguiente parada del día, el Bosque de los Cedros, situado en la población de Azrou en la que nosotros no llegamos a parar.

El denominado en las rutas turísticas bosque de los cedros, es un lugar meramente turístico en el que se encuentra al famoso Gran Cedro Gouraud, espectacular árbol milenario de más de 35 metros de altura y 10 metros de diámetro. Por desgracia, aunque continua de pie en la zona actualmente está completamente seco ya que falleció hace unos años a causa de una plaga de procesionaria.

La razón de que este lugar siga estando en la mayoría de rutas turísticas de la zona es que aquí habitan centenares de individuos del denominado mono de Gibraltar (Macaco de Berbería). Más que habituados a los turistas es habitual verlos interaccionar con estos ya sea en busca de comida o de algún objeto atractivo que si nos despistamos acaba en posesión de estos simios.

Monos en el Bosque de los cedros Azrou
Monos en el Bosque de los cedros Azrou

Alrededor del bosque y los monos se ha montado una especie de mercado, lleno de tiendas de souvenirs que aprovechan la aglomeración de turistas a casi todas horas del día.

Tiendas souvenirs bosque cedros
Tiendas souvenirs en el bosque de los cedros

A nosotros a nivel personal no fue una experiencia que nos llamase mucho la atención. Aunque los monos están en libertad, cosa que valoramos, no dejan de ser un reclamo utilizado a nivel turístico sin que tenga ningún encanto especial.

Lo mejor del viaje, espectaculares paisajes

Después de Ifrane y los monos, el desierto de Merzouga seguía estando lejos. Las visitas programadas ya habían finalizado, aún y esto durante el viaje paramos varias veces a contemplar algunos paisajes realmente espectaculares a los que nos llevó Hamza, nuestro conductor.

Como íbamos medio dormidos en el coche no os los podemos ubicar exactamente, pero aquí os dejamos con algunos de estos miradores, únicos.

Bosques camino al desierto de Merzouga
Bosques/Oasis camino al desierto de Merzouga
Paisajes camino a Merzouga
Paisajes camino a Merzouga
Paisajes camino a Merzouga
Palmeras camino al desierto
de Fez al desierto de Merzouga
de Fez al desierto de Merzouga
Oasis de Fez al desierto de Merzouga
Oasis de Fez al desierto de Merzouga

Como somos muy pesados con las fotos, creo que Hamza acabó de nosotros hasta los mismísimos, llegamos bastante tarde al desierto de Merzouga, con el tiempo más que justo para ver la puesta de sol… pero esto os lo contaremos en el próximos post.

Esperamos que os haya sido de utilidad nuestro post sobre Ifrane y el bosque de los cedros camino del Desierto de Merzouga. Agradecemos cualquier comentario o valoración.

¿Nos ayudas compartiendo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.