Qué ver y hacer en Viena, visitamos la capital de Austria
4.6 (92.5%) 8 votes

Te contamos qué ver y hacer en Viena. Los imprescindibles que visitar en una de las ciudades más bonitas de todo Europa.

Como os avanzamos en un pasado post, sobre nuestra escapada de 5 días por Austria visitando Viena, Salzburgo y Bratislava, esta última situada en Eslovaquia pero a solo una hora en tren de Viena, nuestra base de operaciones se situó en la capital de Austria, ciudad que entre días enteros y medios días destinamos un total de tres días para recorrerla con detalle.

Lo primero que hemos de decir en que visitar Viena es una de las mejores decisiones que hemos tomado nunca a nivel viajero. Es una ciudad que nos ha enamorado desde el momento en el que aterrizamos en ella y estamos seguros que si decidís visitarla os encantara. Historia, edificios majestuosos, música, gastronomía y buen ambiente son su carta de presentación al mundo y un atractivo para cualquier turista ávido de conocer nuevos rincones.

Que ver en Viena

Que ver en Viena

En este post os hablamos sobre nuestra experiencia en Viena, los lugares que visitamos y los imprescindibles de esta ciudad.

Qué ver en Viena, sus imprescindibles

Una de las grandes ventajas que tiene Viena es que la gran mayor parte de lugares turísticos se encuentran en el centro de la ciudad, por lo que no perderemos mucho tiempo en desplazamientos, ya elijamos hacerlos a pie, como fue en nuestro caso la mayor parte de las veces o en transporte público, autobús, metro o tranvía.

El único lugar que está bastante alejado en el Palacio Schönbrunn, residencia de verano de la familia real, que se encuentra a unos 6 kilómetros del centro de la ciudad, y que está perfectamente comunicado con parada directa de metro o incluso parada del autobús turístico que está incluido en la tarjeta de transporte Viena City Card.

Opera de Viena

Nada más dejar las cosas en el hotel, fue la primera visita que hicimos en la ciudad. Es importante que miréis los horarios de sus visitas guiadas, que la hay en castellano, inglés, italiano y alemán, ya que normalmente son solo al mediodía y es la única opción de hacer una visita por las instalaciones.

La Opera de Viena es probablemente el edificio de Ópera más conocido del mundo. A parte del concierto de año nuevo, durante la temporada de operas la compañía Ópera Estatal de Vienanos regala con más de 300 funciones al año que siempre, o casi siempre, cuelgan el cartel de Sold Out

En la visita guiada, que en nuestro caso fue a las 15:00, y tiene una duración de unos 45 minutos aproximadamente y un precio de 9€, descubrimos el interior de este edificio renacentista inaugurado en el año 1869.  Aparte de las salas donde los asistentes a las actuaciones vespertinas se toman un respiro entre actos, lo que más nos gustó de la visita fue el tiempo que estuvimos en el auditorio, donde pudimos ver en primera persona como un equipo de más de 150 personas trabajan en el escenario para poder preparar la actuación que se celebrará esta misma tarde en el lugar.

Otra opción de visitar la Opera en comprando una entrada para la representación que normalmente empieza a las 19:30.  Los precios de la opera varían desde 250€ la entrada más cara hasta los poco más de 3€ que cuesta al entrada más económica que nos permitiría ver la actuación de pie. Para poder comprar estas entradas se puede hacer con bastante antelación a través de Internet o en las taquillas de la misma opera que 1 hora y media antes de cada actuación abren para vender las últimas entradas.

Que ver en Viena Opera de Viena

Escaleras entrada Opera de Viena

Biblioteca Nacional Austriaca

Sin prisa pero sin pausa, después de salir de Opera, nos dirigimos hacia la zona del Palacio de Hofburg, donde se encuentra la Bibilioteca Nacional Autriaca. Hemos de decir, que este edificio barroco del siglo XVII es uno de los lugares que más nos impactaron y sorprendieron de todo Viena.

Muchas veces cuando piensas que te puede ofrecer una librería la imaginación solo te da que pensar que muchos libros en un lugar diseñado para almacenarlos. En este caso, y por esto nuestra gran sorpresa,  al entrar en la denominada Sala Imperial, simplemente alucinamos. En ella podemos ver centenares de miles de libros y documentos en un marco único, que hacen que este edificio sea mucho más que una simple biblioteca, sino todo un museo que ha de estar sí o sí en cualquier plan de viaje que se haga a la ciudad de Viena.

Para los fans de Instagram y de las fotos en general en la biblioteca encontramos desde estatuas, librerias de madera antiguas y una amplia colección de globos terraqueos con las que seguro que conseguiremos buenas composiciones para nuestros retratos.

Que ver en Viena Biblioteca Nacional Austriaca

Biblioteca Nacional Austriaca

Palacio de Hofsburg

En pleno centro de Viena encontramos el Palacio de Hofsburg, que es uno de los lugares más visitados de todas la capital de Austria. Este palacio, que durante siglos fue la residencia de los Hofsburg, se trata en realidad de un basto complejo arquitectónico que incluye varios de los puntos turísticos más relevantes de la ciudad (entre ellos el de la Biblioteca que hemos querido tratar aparte para darle el trato que se merece).

Entre los lugares que podemos visitar incluidos en esta zona destacamos:

  • Visitas del Palacio de Hofsburg (precio de la entrada, 12,90€)
    • Museo de Sisi, donde podemos ver toda clase de objetos que pertenecieron a está rebelde emperatriz que se dedicó a viajar por todo el mundo descontenta con el papel que le había tocado en la vida. (precio de la entrada, 12,90€)
    • La platería de la Corte, donde podemos encontrar cristalerías, utensilios de plata y porcelana, enseres de cocina y mantelerías utilizados por la corte durante años.
    • Apartamentos imperiales, 19 habitaciones donde vieron entre otros Francisco José y Sisi.
  • Escuela española de equitación, quizás la escuela más famosa del mundo de doma clásica. En ella podremos incluso ver algún espectáculo que ofrecen experimentados jinetes a lomos de caballos lipizzanos. (precio de la entrada, 16€)
  • Biblioteca Nacional Austriaca
Palacio Hofsburg Viena

Palacio Hofsburg Viena

Palacio de Schönbrunn

Nos situamos ya en nuestro segundo día en Viena, después de descansar en el hotel y coger fuerzas con un sencillo pero contundente desayuno la primera parada que teníamos programada para el viernes era el Palacio de Schönbrunn, la resindencia de veranos de los emperadores de Austria.

Como hemos comentado anteriormente es la visita más alejada del centro, así que decidimos coger el metro y después de un transbordo llegamos allí unos 40 minutos después de partir de nuestro hotel. Aparte de la línea verde de metro (U4) puedes llegar allí en tranvía, autobús y autobús turístico.

Podemos decir que el palacio se divide en 2 grandes zonas, sus enormes y majestuosos jardienes, cuya visita es completamente gratuita y la visita al interior del palacio que tiene un precio de 17,50€ la visita completa (denominada Grand Tour) y de 14,20€ la Imperial Tour que te da acceso a todo menos a unas salas finales.

Palacio Schönbrunn vistas

Palacio Schönbrunn vistas

Aunque nosotros empezamos por los jardines, recomendamos si llegáis a temprano al recinto empezar con la visita con audioguía por el interior del palacio ya que es espectacular como se llena de gente y resulta a veces hasta bastante agobiante. En la visita al interior del palacio podremos ver algunas de las estancias utilizadas por, entre otros, Sisi la emperatriz durante sus vacaciones de verano, como la Gran Galería, el Salón Chino Circular, el Salón del Desayuno o el Salón Chino Azul, que vio abdicar a Carlos I en el año 1918.

El interior del castillo es bastante interesante, aunque creemos que el precio de la entrada en excesivo. Lo que seguro que no os defraudará son los jardines del palacio ya que son simplemente espectaculares. Lo más habitual, y lo que hacen casi todos los turistas que visitan el lugar es recorrerlos de forma recta y subir hasta la glorieta que ofrece unas impresionantes vistas del palacio con Viena al fondo.

Nosotros, gracias a que un buen hombre nos lo comentó allí mismo, os recomendamos desviaros antes de la subida a mano derecha ya que encontraremos un camino alternativo para subir arriba en el que econtraremos 2 de las fuentes más bonitas de todos los jardines.

Palacio Schönbrunn parte superior

Palacio Schönbrunn parte superior

Palacio Schönbrunn parte superior

Fuente Palacio Schönbrunn, rincones de los jardines

Prater de Viena

Después de una mañana paseando por palacios y recordando la historia de Viena, cambiamos completamente de tercio y nos desplazamos al Prater, el parque de atracciones más antiguo del mundo y sin duda uno de los lugares imprescindibles para visitar en Viena.

Si somos puristas, el Prater es en realidad un gran parque urbano, de más de 6 millones de metros cuadrados y considerados entre los más bellos del mundo y en una de sus esquinas se situa el Wurstelprater, que sería realmente el parque de recreo, pero al final todo el mundo denomina Prater al parque de atracciones.

Nosotros tuvimos la suerte de llegar justo el día que lo habrían, el 15 de marzo, así, que aunque muchas de las atracciones estaban todavía cerradas había ya bastante vida en el lugar. La temporada habitual del apertura del Prater en general es de mediados de marzo a finales de octubre, aunque la Noria y unas pocas atracciones más abren durante todo el año.

El símbolo del Prater y uno de los emblemas de Viena en general es la Noria Gigante, inaugurada en 1897. Nosotros fuimos allí el día del cumpleaños de Judit, así que como no, no faltó la subida a la Noria, que tiene una duración de unos 20 minutos y cuesta 12€.

Acceder al Prater no tiene ningún tipo de coste, solo se ha de pagar para poder subir a cada atracción el precio que marca justo en la caseta, es decir que tiene un funcionamiento similar al de las ferias de pueblo que se montan en algunas fiestas mayores.

Que ver en Viena Prater

Que ver en Viena Prater

Hundertwasserhaus

Este lugar se trata de uno de los más sorprendentes de Viena, y estamos seguro que Instagram ha ayudado mucho a ponerlo de moda debido al colorido que presente. El Hundertwasserhaus se trata de un bloque residencial construido por Friedensreich Hundertwasser, artista austriaco polifacético del siglo XX.

Este edificio de viviendas, inaugurado en 1986 que es precisamente el año en el que nació Judit, nos ofrece unas formas sorprendentes, cargadas de curvas, colores, árboles y plantas que salen de las casas que hacen que este lugar parezca sacado de un cuento de niños que ha llama cada día la atención de miles de turistas que pasean por las calles de Viena.

En el complejo también se encuentra un pequeño centro comercial con varias tiendas de souvenirs y una barra de bar situada justo en el centro que también es bastante interesado de visitar.

Hundertwasserhaus

Hundertwasserhaus

Hundertwasserhaus centro comercial

Hundertwasserhaus centro comercial

Iglesia ortodoxa de San Nicolás

Esta iglesia ortodoxa no suele estar entre los imprescindibles de Viena, pero a nosotros nos encantó. En la ruta más habitual, después de visitar Hundertwasserhaus nos dirigiríamos directamente al Stadtpark, pero nosotros cogimos un breve desvió, caminamos uno 10 minutos extras, para ver esta catedral ortodoxa construida a finales del siglo XIX por el arquitecto italiano Luigi Giacomelli utilizando los planos del arquitecto ruso Grigorij Kotow.

Se trata de un edificio completamente distinto a todo lo que podemos ver en Viena, por lo que esta diferenciación hace todavía más interesante el desviarnos un poco de lo habitual y dedicar una media hora más a menos a poder visitar (más por fuera que por dentro) esta iglesia ortodoxa de San Nicolás.

Iglesia Ortodoxa de San Nicolas

Iglesia Ortodoxa de San Nicolas

Stadtpark de Viena

En pleno centro de Viena se encuentra uno de los parques más conocidos de la capital de Austria, frecuentado tanto por turistas como locales que aprovechan el lugar para disfrutar del buen tiempo en un entorno incomparable.

Aparte de aprovechar para sentarnos en uno de sus bancos, escuchando algún que otro músico callejero entonando en este caso algo de ópera, en el parque también encontramos como lugares más destacados el monumento dorado dedicado a Johan-Strauss y el Unsere Garten, que es un reloj hecho a base de flores que no aparece en muchas guías y que es bonito, no, lo siguiente (lástima que lo no lo vimos florecido ya que es simplemente único)

Stadtpark Viena Johan-Straus

Stadtpark Viena Johan-Straus

Unsere Garten Stadtpark Viena que ver

Unsere Garten Stadtpark Viena

Palacio de Belvedere

Poco después de visitar el Stadtpark se nos puso a llover y decidimos ir a tomarnos una tarta Sacher en el Hotel Sacher e irnos a descansar ya que el día había sido agotador. El sábado lo pasamos entero en Salzburgo y el domingo en Bratislava pero antes, aprovechando que el Palacio de Belvedere está cerca de la estación nos pasamos por sus jardines.

El Palacio de Belvedere es el tercer gran palacio de Viena. Se trata de la residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya y está formado por dos palacios, el Alto Belvedere y el Bajo Belvedere.  Aunque se puede visitar por dentro, el elevado precio de la visita (26€ los tres lugares visitables, Alto y Bajo Belvedere y Orangerie) y que todas las guías decían que era bastante parecido a lo que ya habíamos visto decidimos quedarnos únicamente con sus bonitos jardines.

Palacio de Belvedere

Palacio de Belvedere

Ayuntamiento, Parlamento (en obras), caminando por la Ringstrasse

Empezamos nuestro último día en Viena, por la tarde tenemos el avión, con muchas cosas que ver todavía. Nuestro hotel estaba situado en la parada de metro Rathaus (Ayuntamiento), sin duda uno de los edificios más impresionantes de toda la ciudad, a pesar de las obras de su torre principal.

Construido a finales del siglo XIX se trata del edificio civil de estilo neogótico más importante de Viena. Es posible hacer una visita guiada a su interior aunque nosotros por falta de tiempo ni siquiera lo valoramos.

Ayuntamiento Viena

Ayuntamiento Viena

El Ayuntamiento es solo uno de los edificios que encontramos en la Ringstrasse, que se trata de una avenida circular en la que están muchos de los edificios más conocidos e imponentes de la ciudad como el propio ayuntamiento, el Parlamento, el Museo de Bellas Artes, el Museo de Historia del Arte, el Museo de Historia Natural o la Iglesia Votiva entre otros.

La  Ringstrasse, que no es una calle como tal, sino un conjunto de calles que tienen el denominador común que contienen la palabra ring tiene una longitud de unos 5 kilómetros aproximadamente que podemos hacer cómodamente caminando o si lo preferimos podemos coger el tranvía amarillo (Ring Tram), que la recorre en unos 25 minutos y está incluido dentro del precio de la Viena City Card.

Uno de los edificios que son más espectaculares de todo Viena, bien al menos esto nos contaron los padres de Dani cuando fueron, y que además leímos en varias guías es el Parlamento. Nosotros no os podemos hablar de él ya que actualmente (marzo 2019) esta en obras y no lo pudimos ni ver ni menos visitar por dentro.

Catedral de Viena, la Catedral de San Esteban

Dejamos para el final el que es el edificio religioso más importante de todo Viena, la Catedral de San Esteban. No es que no viéramos la catedral antes, casi cada día pasábamos por delante suyo ya que está en pleno centro de la ciudad, concretamente en la Plaza de San Esteban, pero hasta el último día no entramos a su interior para hacer otro de los imprescindibles de Viena, subir a su torre para contemplar desde las alturas la majestuosidad de la ciudad.

Catedral de Viena

Catedral de Viena

El edificio, del año 1147, del que destaca su torre en forma de aguja y sus tejado de azulejos de colores, está construido sobre las ruinas de dos antiguas iglesias y actualmente es la sede principal de la archidiócesis de Viena.

Podemos entrar sin coste a la catedral, pero para visitar sus lugares más emblemáticos tenemos que pasar por caja, siendo las opciones que se nos presentan las siguientes:

  • Visita a la parte central guiados en alemán o inglés con audioguía: 6,00€
  • Visita guiada a las catacumbas: 6,00€ (para descubrir el escalofriante cementerio que se encuentra debajo de la catedral, huesos incluidos)
  • Subir a la torre sur: 5,00€ (343 escalones para llegar al punto más alto de la catedral)
  • Subir a la torre norte: 6,00€ (que es lo que hicimos nosotros, ya que aparte de las vistas de la ciudad en esta torre se encuentra la Campana Pummerin y aparte subes en ascensor )

* existe la opción de comprar el paquete completo que te incluye todo lo anterior por 14.90€

Hemos de decir, que de las pocas cosas que cambiaríamos del viaje es haber destinado algo más de tiempo a la catedral ya que al final por cansancio y horarios mal cuadrados nos quedamos con ganas de hacer todo el paquete completo.

En la Torre norte de la catedral de Viena

En la Torre norte de la catedral de Viena

Otros lugares únicos de Viena

La lista que os hemos puesto antes es la que consideramos nosotros imprescindibles de Viena, aunque hay otros lugares que visitamos que también recomendamos visitar siempre y cuando la agenda nos lo permita.

Tened en cuenta que nosotros no somos muy amantes de museos, por lo que seguro que en el listado otros hubieran puesto lugares como el Museo de hisotoria del arte, Museo de Carruajes, La Albertina entre otros que nosotros decidimos sacrificar para poder visitar Salzburgo y Bratislava en 2 de los días que pasamos en la ciudad.

Aún así, 3 días en Viena bien aprovechados dan para mucho, así que aparte de los imprescindibles seguro que podéis visitar alguno de los siguientes lugares:

  • Iglesia Votiva, que es una espectacular iglesia neogótica en la que destacan sus 2 torres gemelas de 99 metros. En obras cuando la visitamos.
  • Iglesia de San Pedro, situada en el corazón de Viena se trata de una bonica iglesia románica del siglo XVIII con un aspecto similar a su Basilica homonima del Vaticano a una inferior.
  • Iglesia de San Carlos Borromeo, dedicada al patrono de la lucha contra la peste que atacó la ciudad a principios del siglo XVIII
  • Cripta Imperial, situada en la Iglesia de los Capuchinos encontramos casi 150 sarcófagos entre los que destacan los de Sisi la emperatriz y el emperador Francisco José.
  • Torre del Danubio, gran torre de más de 250 metros de altura en la que podemos disfrutar de un restaurante panorámico giratorio.
  • Casa de Mozart, lugar donde vivió Mozart con su familia en Viena.

3 extras que hacer en Viena

Aparte de lo que os hemos contado, os dejamos con algunas cosas típicas para hacer en Viena:

Disfrutar a las 12 en punto del mediodía del reloj Anker

Situado en la plaza Hoher Markt, que es la más antigua de Viena, encontramos el Reloj Anker,  de bronce y cobre inspirado en el Art Nouveau en el que 12 personajes históricos se mueven tras él.

Cada día, a las 12 del mediodía, decenas de turistas se agolpan enfrente de él para ver como al llegar la hora se produce un pase de las 12 figuras el son de 12 composiciones diferentes de música clásica vienesa.

Si estáis por la zona es bastante curioso, pero el espectáculo se hace un poco pesado ya que el ritmo al que pasan las figuras es bastante lento y a la mitad del pase, que dura unos 15 minutos, la mitad de la gente ya había marchado.

Reloj Anker Viena

Reloj Anker Viena

Tomar una tarta Sacher en el Hotel Sacher

La tarta Sacher, es originaria de Austria y si hay un lugar típico en Viena donde tomarla es en el Café Sacher, que es la cafetería del Hotel Sacher que fue fundada en el año 1876 por Eduard Sacher, hijo de Franz Sacher creador de la tarta.

No sabemos si es la mejor tarta sacher de todo Viena, probablemente no, pero la magia del lugar y su historia hace que cada día haya muchísima cola enfrente del lugar esperando que alguna mesa quede libre para poder degustar en primera persona la tarta sacher en el lugar más cercano posible al de su creación.

Nosotros no fuimos una excepción y a pesar de la lluvia que caía ese día aguantamos estoicamente en la cola para poder opinar en primera persona sobre la tarta sacher del hotel Sacher.

Tarta Sacher Hotel Sacher

Tarta Sacher Hotel Sacher

Comer un buen schnitzel

Otro de los platos típicos de Viena y Austria en general es el schnitzel, o escalope vienés. Paseando por el centro de Viena encontraremos decenas de lugares donde podremos probarlo. Nosotros lo comimos un par de veces:

  • la primera en el Figlmüller, uno de los lugares más típicos que dispone de varios locales siempre con bastante cola delante de ellos y especialista en este plato
  • y en el Glacis Beisl, otro conocido local con una muy buena oferta gastronómica bastante completa
Figlmuller, los schnitzel más famosos de Viena

Figlmuller, los schnitzel más famosos de Viena

Qué ver y hacer cerca de Viena

Aunque como hemos visto Viena como ciudad tiene infinidad de cosas que ver y hacer, nosotros destinamos 2 de los 5 días en la capital de Austria para poder ver ciudades situadas cerca de ella.

En nuestro caso visitamos Salzburgo, situada a dos horas y media en tren, y Bratislava, a una hora en tren, lugares de los que hablaremos amplio y tendido en posts dedicados específicamente a estas ciudades.

Que ver cerca de viena, salzburgo

Que ver cerca de viena, salzburgo

Otra excursión bastante típica para hacer en las inmediaciones de Viena es la que incluye las ruinas del Castillo de Dürnstein, la Abadía de Melk, la región vinícola de Krems y los preciosos valles del Danubio y del Wachau. Nosotros dudamos bastante si hacer esta o ir a Bratislava pero finalmente nos decantamos por la visita a la capital de Eslovaquia.

Valle de wachau

Valle de wachau

Donde dormir en Viena

La oferta hotelera de Viena es bastante completa y es bastante factible encontrar buenas ofertas para alojarse en la ciudad. Nosotros nos alojamos en el Hotel Graf Stadion, situado cerca del Ayuntamiento (os dejamos un pequeño post hablando de nuestra opinión de hotel en breve), pero como resumen recomendamos tanto el hotel como la zona.

Tarjetas turísticas en Viena

Viena, como la gran mayoría de grandes ciudades dispone de algunas tarjetas pensadas para hacer la vida más fácil al turista. En concreto nosotros vimos 2, bastante anunciadas por cierto, tanto en la propia ciudad como por Interet:

  • Vienna City Card, que nos da acceso al transporte público sin limite durante el tiempo que la contratemos. Es la que cogimos nosotros y tiene la opción de 24h, 48h y 72h.
  • Vienna card, que nos acceso a más de 60 atracciones entre las que están todos los imprescindibles que os hemos comentado. Esto sí, no es para nada barata, ya que la Viena Card para 3 días con transporte público incluido vale 142€, que duelen bastante al principio pero que al final, al hacer números, ves que te puedes gastar más en entradas ya que una cosa que tiene Viena es que pagas por todo y nos es precisamente una ciudad barata.

Esperamos que os haya gustado nuestro post sobre qué ver y hacer en Viena, ciudad que recomendamos encarecidamente visitar. Si ya la habéis visitado y tenéis alguna sugerencia más no dudéis en dejarnos algún comentario

Summary
Qué ver y hacer en Viena, visitamos la capital de Austria
Article Name
Qué ver y hacer en Viena, visitamos la capital de Austria
Description
Te contamos qué ver y hacer en Viena. Los imprescindibles que visitar en una de las ciudades más bonitas de todo Europa.
Author
Publisher Name
LVNEST
Publisher Logo