Qué ver en Bratislava, Eslovaquia

,

Te contamos qué ver y hacer en Bratislava. Visitamos durante un día la capital de Eslovaquia partiendo desde Viena.

Hoy os hablaremos de Bratislava, ciudad que visitamos durante los 5 días que estuvimos en Viena aprovechando la proximidad entre las capitales de Austria y Eslovaquia.

Bratislava se encuentra a solo 60 kilómetros de Viena, y gracias a la buena conexión en tren que hay entre las 2 ciudades, no nos lo pensamos 2 veces para incluirla en nuestra ruta y descubrir los secretos que nos ofrece esta ciudad de poco más de 400.000 habitantes.

Que ver en Bratislava la vida no es solo trabajar post
¿Nos pineas?

1 día en Bratislava, qué ver y hacer

Después de levantarnos relativamente temprano y hacer algunas visitas en Viena próximas a la estación de tren, como son el Palacio de Belvedere y la Iglesia de San Carlos, Karlskirche, cogimos el tren a las 10:16 de la mañana destino a la estación de Bratislava. El billete de tren lo compramos en la misma estación minutos antes y su precio es de 16€ e incluye el viaje de ida y vuelta y el uso ilimitado del transporte público en Bratislava.

Después de una hora de viaje aproximadamente llegamos ala estación central de Bratislava (Bratislava hl.st), situada a unos 20 minutos andando del centro, aunque como teníamos el transporte público pagado decidimos coger el autobus 93, que es el que te lleva directamente al centro de la ciudad, que es donde están los principales atractivos turísticos de Bratislava.

Tren de viena a Bratislava
Tren de viena a Bratislava

La estación de Bratislava es vieja y desgastada, da la sensación de que entramos en un país pobre y decadente, muy alejado de la modernidad que se respira en Viena, pero nada más lejos de la realidad, después de pasar un día en la ciudad descubrimos una ciudad dinámica, bien cuidada, limpia y llena de lugares de interés turístico que hicieron muy amenas las horas que pasamos en Bratislava.

Imprescindibles y mapa de Bratislava

Como hacemos normalmente os explicaremos en detalle nuestro día en Bratislava, o mejor dicho medio día ya que llegamos a las 11:30 a la ciudad y a las 18:30 ya cogíamos el tren de vuelta.  Bratislava tiene mucho para ver y hacer, pero si tenemos que escoger sus 3 imprescindibles estos serían:

  1.  Subir al castillo de Bratislava y contemplar la ciudad desde su mirador.
  2. Visitar la Iglesia Azul (Iglesia de Santa Isabel), una de las iglesias más peculiares y fotografiadas de la Europa Central.
  3. Entrar al casco antiguo de la ciudad por la Puerta de San Miguel, eso sí, tened en cuenta la leyenda que esconde, no vayamos a morir un año y un día después de pasar por ella.
Que ver en Bratislava Instagram
Bratislava en nuestro Instagram. Os animamos a seguir nuestros viajes por esta red social

Aparte de estas 3 visitas que seguro que haremos si visitamos la ciudad, Bratislava tiene muchas más para ver y hacer que os contamos de forma cronológica según las fuimos descubriendo.

El UFO y el Danubio

Empezamos nuestra visita de un día por Bratislava quizás por su lugar menos turístico, o al menos la que menos aparece en las guías y blogs que hablan de la ciudad. Como hemos comentado antes en la estación de tren cogimos el autobus 93, y siguiendo las indicaciones del blog Viajero Nomada, en vez de bajarnos en la parada central del casco Antiguo, que es donde bajan casi todos los turistas seguimos hasta la siguiente que nos deja en medio de una especie de carretera justo después de cruzar el Danubio.

Desde este lugar podemos contemplar el Danubio y el denominado UFO (ovni) que se trata de una torre de observación de casi 100 metros de altura a la que podemos subir si queremos por unos 8€ aproximadamente. En su parte superior, también hay un bar y restaurante panorámico que si vamos a comer allí nos ahorraríamos el precio de la subida.

UFO Bratislava y el Danubio
UFO Bratislava y el Danubio

Desde este lugar al siguiente lugar a visitar, que es la catedral de San Martín, hay unos 10 minutos andando, parte de los cuales transcurren en el paso peatonal que hay justo debajo de la carretera del puente que cruza el Danubio.

Si vais algo justos de tiempo, creemos que es mejor opción parar en la parada anterior de autobús y empezar la visita por la catedral.

Catedral de San Martín

Lugar que podemos decir que es interesante por su historia. Allí se coronaron hasta 11 reyes húngaros desde el siglo XVI hasta el XIX. El edificio, sobretodo si lo comparamos con otras iglesias o catedrales de otras ciudades que hemos visitado no tiene mucho atractivo.

Como en la mayoría de lugares religiosos se puede visitar gratuitamente, siendo lo más destacable de esta visita sus catacumbas. Id con cuidado con las horas de apertura ya que nosotros dos de las veces que fuimos nos la encontramos no accesible al público.

Catedral de San Martin Bratislava
Catedral de San Martin Bratislava

De lo que más nos gustó de la catedral y sus alrededores es la plaza que está justo delante de la puerta principal que tiene un encanto especial, tanto por su estética como por el ambiente que le dan los músicos y actores ambulantes que siempre están presentes en el lugar.

Plaza delante de la catedral Brastislava
Plaza delante de la catedral Brastislava

Iglesia Azul

A unos 10-15 minutos del casco antiguo (el lugar más alejado del mismo que visitamos) se encuentra uno de los símbolos más reconocibles y fotografiados de todo Bratislava, la Iglesia Azul, o mejor dicho, la Iglesia de Santa Isabel.

Esta iglesia, construida a principios del siglo pasado (entre los años 1907 y 1908) es un referente del Art Nouveau húngaro, siendo obra obra de uno de los arquitectos más reconocidos de la época, Ödon Lechner, apodado el apodado el Gaudí húngaro. Hay que recordar que en esa época Bratislava formaba parte del imperio Austrohúngaro y por podemos ver en toda la ciudad un claro influjo de esta cultura en sus calles y edificios.

Lo que hace diferente a esta iglesia, y hace que los turistas se agolpen en sus inmediaciones es el color azul claro y blanco que recubre todo el edificio que la hace simplemente diferente a todas las iglesias que conocíamos anteriormente. Cuando fuimos nosotros estaba cerrada por dentro y solo pudimos sacar una foto desde la puerta de su interior.

Iglesia azul de Bratislava
Iglesia azul de Bratislava
Interior Iglesia Azul
Interior Iglesia Azul

Plaza Hlavne Namestie y el Ayuntamiento Viejo

Nos adentramos en el casco antiguo de Bratislava, donde se encuentra la mayor parte del encanto de la ciudad. Os recomendamos, si no tenéis el tiempo justo como nosotros, perderos por sus calles y disfrutar de su ambiente, tiendas y gastronomía.

Uno de los lugares que seguro que visitaremos en nuestro camino por esta zona de la ciudad es la Plaza Hlavne Namestie, una de las más céntricas y concurridas de la ciudad. Arquitectónicamente hablando destacan todos los edificios que la rodean, como el Palacio Primado, que son preciosos, y la Fuente de Maximilian, dedicada al primer emperador coronado en Bratislava situada en el centro de la misma.

Ayuntamiento Viejo Bratislava
Ayuntamiento Viejo Bratislava

A pesar de que todos los edificios que envuelven la plaza son impresionantes, destaca sobre todos el Ayuntamiento Viejo de Bratislava (Old Town), actual sede del Museo Municipal, que se trata del museo más antiguo de Eslovaquia, fundado en 1868.  De este edificio, destaca sobretodo su patio central y su torre, a la cual se puede subir, nosotros no lo hicimos, y contemplar unas bonitas vistas del casco antiguo de Bratislava.

Palacio Primado Bratislava
Palacio Primado Bratislava

Puerta de San Miguel

Junto al Castillo de la ciudad, que lo dejamos para el final, la puerta de San Miguel es uno de los símbolos de Bratislava. Se trata de una de las 4 puertas de acceso que tenía la muralla para poder acceder al centro de la ciudad y la única que se mantiene actualmente en pie.

La Puerta de San Miguel es uno de uno de los edificios más antiguos de la ciudad, año 1300, aunque el aspecto barroco actual fecha de mediados del siglo XVIII después de diversas reconstrucciones que ha sufrido la puerta. En su parte superior está la majestuosa Torre del Reloj que esta coronada por una escultura con el arcángel San Miguel, que da nombre a la puerta, matando un dragón.

Puerta de San Miguel
Puerta de San Miguel

En su interior hay un pequeño museo de armas, pero se tiene que pagar 4,50€ para entras, así que después de subir algunos escalones, decidimos no hacer la inversión que nos daba acceso a este museo y sobretodo a lo alto de la torre de la puerta, que nos ofrece también una buena panorámica de la ciudad.

La leyenda de la Puerta de San Miguel de Bratislava

Como os avanzamos existe una leyenda ligada a esta puerta. Si pasamos caminando por el centro de la torre, vemos marcado una especie de kilómetro cero que nos indica la distancia exacta de este lugar con diversas ciudades del mundo.

Kilómetro cero Bratislava
Kilómetro cero Bratislava

Hemos de ir con mucho cuidado cuando pasemos por allí, ya que lo que nos cuenta la leyenda es que si pasamos hablando por encima de este km0 moriremos en el plazo de 1 año y un día… así que por si las moscas, nosotros nos limitamos a hacer fotos con la boca cerrada para no llamar al destino.

También existe otra parte de la leyenda, que nos cuenta que si pasamos por el lugar aguantando la respiración podemos pedir un deseo que se nos será cumplido. Esto también lo probamos pero de momento no se nos han cumplido :))

Puente de San Miguel

Nada más salir de la ciudad fortificada a través de la Puerta de San Miguel nos encontramos con el puente que lleva el mismo nombre. Es un pequeño pero muy bonito viaducto que sirve para superar el foso que rodeaba la antigua muralla, del que destacan las estatuas que lo decoran. Dicen que es la versión en miniatura del Puente de Carlos de Praga, pero esto os lo habremos de confirmar después de visitar la capital checa.

Torre del Reloj desde el Puente de San Miguel que ver en Bratislava
Torre del Reloj desde el Puente de San Miguel

La casa más estrecha de Eslovaquia

Como curiosidad, justo al lado de la Puerta de San Miguel, adosado a la parte exterior de la muralla, encontramos una casa con la fachada más estrecha de todo Eslovaquia. Actualmente es un restaurante de Kebabs que aprovecha al máximo el 1,30 metros de ancho de esta edificación.

La casa más estrecha de Eslovaquia
La casa más estrecha de Eslovaquia

Palacio Grassalkovich (Palacio Presidencial)

Seguimos caminando, y alejándonos algo del centro, no más de 10 minutos, y después de dejar de lado la Catedral de San Juan de Mata y San Félix de Valois también conocida como la Trinitaria, nos encontramos con el siguiente lugar a visitar en nuestra ruta de 1 día por Bratislava, el Palacio Grassalkovich.

Iglesia de la Santísima Trinidad
Catedral de San Juan de Mata y San Félix de Valois

Este palacio, de estilo rococó, construido en el año 1760 y ha sido la sede del poder en Bratislava desde el momento de su construcción. Actualmente, y desde hace más de 20 años, es la residencia oficial del presidente de Eslovaquia, actualmente Andrej Kiska, aunque a partir del 15 de junio de este año (2019) pasará a ser ocupado Zuzana Čaputová, primera mujer en ocupar el cargo de máxima mandataria del país.

Del palacio únicamente podemos visitar los enormes jardines situados en su parte posterior y que están abiertos al público sin ningún tipo de coste y la fachada principal, que es realmente impresionante. Justo enfrente, también es interesante la plaza Hodzovo Namestie con su gran fuente en forma de globo terráqueo (La Fuente del Planeta de la Paz).

La visita a este palacio, que en sus inicios fue residencia de varios aristócratas austro húngaros y que durante el paso del tiempo ha tenido diversos usos a medida que iba cambiando el gobierno y régimen político del país, es bastante rápida, así que sin tiempo para más, y después de una pausa para comer, seguimos recorriendo la ciudad.

Palacio Grassalkovich
Palacio Grassalkovich

El Castillo de Bratislava

El símbolo más reconocible de la ciudad lo dejamos para el final del día para poder tener mejor luz para las fotografías. Tocando al Danubio y al centro antiguo que acabamos de recorrer, y al que volveríamos para acabar de saborear Bratislava en nuestro día por la ciudad, se encuentra majestuoso coronando una atalaya el Castillo de Bratislava.

Si nos adentramos un poco en la historia del Castillo de Bratislava os podemos contar lo siguiente: Aunque se empezó a construir a principios del siglo X (la primera documentación acerca de una fortaleza en el lugar fecha del año 907) el edificio que podemos ver ahora tiene sus bases en el siglo XV y en su posterior reconstrucción del siglo XIX después de que el castillo fuese completamente destruido por el incendio que tuvo lugar en el año 1811.

Para llegar a lo alto del castillo, donde se encuentra el actual Museo Nacional de Eslovaquia, que solo abre del 1 de abril al 31 de octubre,  basta con seguir las indicaciones que nos encontramos cada pocos metros e ir subiendo por unas bonitas calles y parques hasta el edificio principal del que destacan sus cuatro torres.

A nivel estético hay gente que le gustará y a otra que no el edificio, para nosotros lo más bonito del lugar son sin duda las vistas que nos ofrece tanto de la ciudad de Bratislava como del Danubio que parece que salude a los visitantes del castillo a su paso por el lugar.

Palacio Grassalkovich
Palacio Grassalkovich

La casa del buen pastor

Ya sea de subida o de bajada al castillo, en la parte más baja de la colina nos encontramos con La Casa del Buen Pastor, que se trata de un estrecho edificio de color amarillo de estilo rococó que en su interior alberga el denominado museo del reloj.

La casa del buen pastor
La casa del buen pastor

Teatro nacional de Eslovaquia

Situado en la plaza Hviezdoslavove námestie, se trata de uno de los edificios más bonitos de la ciudad. Construido a finales del siglo XIX (1884) se trata de un edificio de estilo neo-renacentista.

Si pasáis más de un día en Bratislava, comprar una entrada y ver una de sus obras puede ser una buena opción para pasar la tarde. Nosotros como solo íbamos de pasada ni nos lo planteamos. Os dejamos con el enlace a la página oficial del Teatro para que podáis comprar online las entradas a las obras.

El edificio de la Opera esta justo al inicio, o final según como se mire de uno de los principales paseos peatonales de Bratislava, que siempre merece la pena recorrer a pie para disfrutar del ambiente de la ciudad.

Opera de Bratislava
Opera de Bratislava

Las estatuas de bronce perdidas en la ciudad

Casi sin quererlo, en nuestro camino de la catedral a la iglesia azul nos cruzamos con la estatua de bronce de Cumil, obrero que sale de una alcantarilla. Esta es solo una de las diversas estatuas de bronce que están repartidas por el centro de la ciudad.

Seguro, que si sois unos viajeros curiosos, no podréis resistiros a encontrar todas, o casi todas las estatuas, que fueron colocadas en la ciudad en los años 90 para celebrar y simbolizar la salida del régimen soviético de la ciudad y darle un poco de vida al decadente centro de la ciudad que había vivido décadas de soledad bajo el régimen comunista.

Pero si tenéis curiosidad os dejamos con el listado de las estatuas y donde las podéis encontrar (en el mapa que os hemos dejado antes están marcadas todas en un color marrón para diferenciarlas de los otros lugares para visitar):

  • Estatua de Cumil,  la única del mundo que sale de una alcantarilla, es la más famosa de todas las estatuas y quizás la más fácil de encontrar entre las calles de Rybárska brána y Panská.
    Cumil, estatua bronce bratislava
    Cumil saliendo de la alcantarilla
  • Estatua Schöne Náci o Ignác Lamársituado en la calle Rybárska se trata de un simpático caballero que nos saluda levantando su sombrero de copa. Se dice que está basado en la historia de un personaje real, concretamente de un mendigo, hijo de un zapatero y nieto de un payaso, que vivió en Bratislava a principios del siglo pasado y que siempre iba bien vestido y saludaba y regalaba flores a las damas de la ciudad.
    Estatua Schöne Náci
    Estatua Schöne Náci
  • El soldado francés, vestido a lo Napoleón y el soldado en su garita los encontramos bastante próximos en la plaza principal de la ciudad, de la que os hemos hablado antes, la Hlavné námestie
    Estatua Soldado de Napoleon Bratislava
    Estatua Soldado de Napoleon Bratislava
    Estatua soldado en su garita bratislava
    Estatua soldado en su garita bratislava
  • La estatua des escritor de cuentos danés Christian Andersen autor de obras como “La sirenita” o “El patito feo”.
Estatua Bratislava Hans Christian Andersen
Estatua Hans Christian Andersen

Aparte de estas estatuas estuvimos buscando como locos la Estatua del Paparazzi que habíamos visto por Internet y que daría mucho juego a nivel fotográfico. En teoría tenía que estar muy cerca de la estatua de Cumil, pero fuimos incapaces de encontrarla. Una vez en casa, y rascando información creemos que la estatua se encuentra situada en lo alto del restaurante UFO, pero no lo hemos comprovado (así que como siempre, nos dejamos algo para volver algún día a Bratislava).

Paparazzi Bratislava estatua
Paparazzi Bratislava. Estatua que ya no está en la calle.

No pudimos ver en 1 día en Bratislava

Cómo veis aprovechamos el día a tope, pero es imposible el ver una ciudad como Bratislava completa en un día. Entre los lugares interesantes que nos quedaron por visitar tenemos:

  • Monumento a Slavin, situado a una media hora andando del centro y que se trata de un memorial levantado como homenaje a los soldados soviéticos caídos en la Segunda Guerra Mundial durante su lucha contra los soldados alemanes.
  • Castillo de Devin, que se trata de una fortaleza elevada, casi destruida en su totalidad pero que nos ofrece unas vistas espectaculares de la unión de los ríos Danubio y Morava. Esta situado en el pueblo de Devin, a unos 15 kilómetros de Bratislava, pero es facilmente accesible en transporte público.
  • Monte Kamzik, que es el mirado más alto de la ciudad.

Donde comer en Bratislava

Una de las cosas que se tienen que hacer si estamos un día de turismo en la ciudad es probar su gastronomía. Si os somos sinceros no teníamos ningún restaurante mirado antes de llegar a la ciudad, así que una vez llegó la hora de comer tiramos de Trip Advisor y Google para buscar un buen lugar para comer.

Bratislava Flag Ship Restaurant

El restaurante al que fuimos al final fue el  Bratislava Flag Ship Restaurant, situado a la entrada del casco antiguo. Se trata de un local enorme, como dicen uno de los restaurantes más grandes de Europa, y en el que podemos pedir todo tipo de comida.

El precio es tirando a Europeo, 15€ por persona, bastante más caro de la media que podemos encontrar en la ciudad, donde si buscamos con ahinco podemos acabar comiendo por bastante menos de 10€. Aún y el precio, nos gustó bastante el lugar ya que comimos muy bien y tanto el ambiente como el lugar eran más que agradables.

La mejor pastelería de Bratislava, Konditorei Kormuth

El día tocaba a su fin. Cansados de tanto caminar por el casco antiguo de la ciudad en nuestro día por Bratislava, acabamos la jornada con cerca de 32.000 pasos, buscamos un sitio para sentarnos un rato y recuperar algo de fuerzas.

Konditorei Pasteleria
Konditorei Pasteleria

En una de las mejores zonas de la ciudad se encuentra la Cafetería- Pastelería Konditorei Kormuth, una de las más conocidas de Bratislava. Se trata de una cafetería muy cara, ya que para entrar se han de pagar un mínimo de 10€ que te incluye un pastel y una bebida, pero una vez en su interior descubrimos con asombro uno de los locales mejor decorados del mundo… ¡hasta la taza del water y los meaderos son diferentes!.

La bebida y el pastel están bien, nada del otro mundo pero no nos arrepentimos de haber entrado allí.

Konditorei Kormuth local urinario
Konditorei Kormuth urinario

Cómo ir de Viena a Bratislava

Existen varias opciones para ir de Viena a Bratislava ya que son ciudades muy cercanas:

  • Nosotros escogimos el tren, ya que consideramos que era la más cómodo de todas y estamos convencidos después de nuestro viaje que es la mejor opción.  En nuestro caso compramos en las mismas taquillas de la estación, el Bratislava-Ticket, que por 16€ nos daba el viaje de ida y vuelta de Viena a Bratislava y el uso del transporte público ilimitado allí.
  • Otra opción, algo más económica pero menos comoda es el autobus. Por unos 5€ por trayecto podemos ir de una ciudad a otra, pero la problemática que tiene este método de transporte, aparte del tráfico es que la estación de autobuses de Viena está a las afueras de la ciudad a diferencia de la de tren que está más céntrica.
  • Barco por el Danubio, se trata de una opción solo disponible en los meses de mejor tiempo y es con diferencia la más cara de todas las opciones.
  • Excursión de un día a Bratislava desde Viena, que incluye el viaje en autobus hasta Bratislava, la visita guiada a la ciudad y la vuelta en barco a Viena. Eso si el precio no baja de 70€ por persona, así que se trata de una opción cómoda, completa pero no apta para todos los bolsillos.

Vuelos a Bratislava

Otra opción de visitar Bratislava es hacer una escapada de tres o cuatro días desde España, y aprovechar para visitar uno o dos días Bratislava y el resto de días sus alrededores, que están llenos de bonitos pueblos y terrenos vinícolas.

Si nuestro punto de partida en Madrid o Barcelona la mejor opción de vuelos para aprovechar el fin de semana es salir el viernes y volver el lunes, ya que el resto de días no hay vuelos directos (la salida desde Catalunya esto sí es del aeropuerto de Girona, que es el que tiene vuelos directos a Bratislava). Se pueden conseguir muy buenas ofertas, por ejemplo, mirando con skyscanner un fin de semana de junio podemos encontrar ofertas por 42€ ida y vuelta.

Vuelo a Bratislava directo
Vuelo a Bratislava directo desde Madrid

 

Esperamos que os haya gustado nuestro post sobre qué ver en Bratislava en 1 día. Os animamos a dejarnos algún comentario, valorarlo o compartirlo en vuestras redes sociales.

¿Nos ayudas compartiendo?
  • 34
    Compartidos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.