Continuamos nuestra aventura en la India y después de visitar Fatehpur Sikri, la Ciudad Perdida, llegamos a Agra, conocida por albergar una de las 7 maravillas del mundo moderno: el Taj Mahal.

Maravilla del Mundo: Taj Mahal

Realmente uno de los factores por el cual nos decidimos a ir a la India es poder visitar el Taj Mahal y tacharlo de nuestra lista de “pendientes de las 7 Maravillas del Mundo”. Y realmente, después de verlo, merece 100% la pena.

El Taj Mahal se define como un monumento al amor, la verdad es que es impresionante por la belleza de su arquitectura de mármol blanco. Shah Jahan ordenó su construcción como expresión del amor que sentía por su hermosa esposa.

Judit y Dani en el Taj Mahal

Taj Mahal, maravilla del mundo

 

Nosotros hicimos la visita nada más levantarnos. Del hotel en el que estábamos -al llegar tarde a la ciudad en día anterior no tuvimos tiempo para hacer nada- nos dirigimos de buena mañana a uno de los 3 accesos al monumento.  Estos accesos, que corresponden a las 3 puertas de entrada y es donde se compran los tickets , están aproximadamente a un kilómetro del propio monumento (no se puede acceder en coche, solo andando en en rick shaw)

Acceso al Taj Mahal: Puertas de Entrada

  • Entrada sur (Sirhi Darwaza): da a la antigua Mumtazabad. Es el acceso menos habitual, ya que está situada entre el entramado de callejuelas de Agra.
  • Entrada este (Fatehabad Gate): orientada hacia Fatehabad y es la más alejada del centro de Agra.
  • Entrada oeste (Fatehpuri Gate): entrada principal al Taj Mahal y está orientada hacia el centro de la ciudad de Agra.

Es importante que os fijéis por qué puerta habéis entrado si tenéis en coche esperando en el parking, ya que es fácil desorientarse una vez dentro cautivado por la majestuosidad del Taj Mahal y sobretodo por que son muy parecidas!.

Contemplando el Taj Mahal

A medida que íbamos sintiéndolo cerca, una sensación de nervios iba recorriendo nuestro estómago ya que todo el mundo habla auténticas maravillas del Taj Mahal y queríamos saber si eran verdad todas estas historias.  Después de recorrer cerca de un kilómetro andando, por fin estábamos frente a frente con el coloso de mármol blanco, y os aseguramos que la sensación es indescriptible.

Aunque, como era de esperar, estaba lleno de turistas (la gran mayoría procedentes de varios rincones de la India), siempre se encuentra el hueco para poderlo contemplar con parsimonia, y muy importante, hacer la foto que posiblemente sea la que se enmarque de cualquier viaje a la India en el que el Taj Mahal esté en la ruta.

Dani en el Taj Mahal

 

Después de pasarnos casi una hora y media en los jardines de alrededor, nos pusimos los plásticos para cubrir nuestros zapatos y entramos en el monumento. Hay que decir que solo estuvimos unos 5 minuto en el interior, ya que lo que realmente merece la pena de esta visita al Taj Mahal es contemplar su figura desde todos los ángulos de vista posibles.

Otra cosa que nos gustaría destacar es la extrema amabilidad de la gente local, ayudándonos cuando Judit quiso ponerse el Sari y también, como nos encontramos en muchos puntos de la India, muchísima gente se quería hacer fotos con nosotros, principalmente con Judit pero varios también con Daniel.

Agra: turistas ayudando a Judit con Sari

Judit en Taj Mahal con el Sari

Judit en Taj Mahal con el Sari

Información útil sobre la visita al Taj Mahal

Precio: La entrada al complejo cuesta 750 rupias por persona (unos 9€ aprox). La entrada inclueye una botella fría de agua del bar de allí, que se agradece mucho en días calurosos (como casi todos en la India), y también nos darán unos plásticos para cubrirnos los zapatos para entrar al interior del Taj Mahal. Con la entrada podemos acceder al museo Taj (de 10:00 a 17:00)

Horario y duración de la visita: Esta abierto desde el amanecer hasta el anochecer, así que no tendremos problema para visitarlo. Esto, sí, muy importante: EL TAJ MAHAL CIERRA LOS VIERNES, así que lo hemos de tener en cuenta para cuadrar los planings del viaje. Nosotros, aproximadamente nos estuvimos unas 3 horas en el total de la visita.

Control de seguridad: Hay un exhaustivo control de seguridad al entrar al complejo. Tened en cuenta que NO dejan entrar cigarrillos -y son muy estrictos con ello- (nosotros no fumamos pero vimos un par de discusiones entre turistas y guardas que no dieron su brazo a torcer)

Vestimenta: No hay especiales restricciones, pero recordar llevar gorra ya que gran parte de la visita es a pleno sol.

Seguimos en Agra: El Fuerte Rojo

La otra visita ineludible si estamos en Agra es el Fuerte Rojo, que no hemos de confundir con su homónimo situado en Nueva Delhi.

Patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde 1983, El Fuerte de Agra es una fortaleza de la India mandada a construir por el emperador mongol Akbar en el siglo XVI y repleta en su interior de palacios más que interesantes para ver y fotografiar.

El precio de la entrada al Fuerte Rojo de Agra es de 300 rupias (4 euros) y nos permite acceder a un amplio conjunto de edificaciones señoriales como el Khas Mahal, un enorme salón de mármol blanco repleto de columnas ornamentadas y techos pintados cuidadosamente que invitan a la meditación siempre y cuando el sofocante calor te lo permita.

Fuerte Rojo de Agra Fuerte Rojo de Agra

 

También, es espectacular contemplar desde la distancia el Taj Mahal. Hay pocos puntos de la ciudad desde los que se pueda ver el monumento y este es uno de ellos.

La peligrosa ciudad de Agra

En Agra estuvimos un día y medio y la verdad es que con medio día hubiéramos tenido bastante. Quitando el Taj Mahal y el Fuerte Rojo esta ciudad no nos gustó nada. Cerca de los monumentos, por ejemplo, hay un bazar pero entre los blogs que leímos y que allí, los propios guías y chófers nos dijeron que no era seguro y no habláramos con nadie, la verdad es que ya ni perdimos el tiempo allí.

No sabemos vuestra experiencia pero salimos a pasear cerca de nuestro hotel y las miradas y el ambiente no invitaba mucho a pasear -incluso un grupo de chicos que paso al lado nuestro hicieron el ademán de intentar meter mano a Judit-, así que aprovechamos para descansar y al día siguiente seguir la ruta. Todo y que fue una lástima porque esa misma noche empezaba la Holi y con razón un español que vivía en la India nos comentó que ni se nos ocurriera ponernos en medio del festival por la noche en Agra.

Así que nuestra recomendación es, si podeis, estar solo un día en Agra, aprovechar para ver el Taj Mahal y el Fuerte Rojo e id a otras ciudades para vivir la experiencia en las calles de la India.

Después de la segunda noche, madrugamos para ir a coger el tren dirección Jhansi, pero esto ya será otra parada de nuestro viaje a la India.

¡Ayúdanos compartiendo!Share on Facebook0Share on Google+3Tweet about this on Twitter358Share on LinkedIn80Pin on Pinterest0Email this to someone